Los equipos suelen tener algunas dificultades para articular las acciones que realizan y lograr que tiendan a un mismo fin, por lo general se presentan diferencias en estilo de trabajo, ideas diferentes sobre una misma cosa, objetivos poco claros, entre otras.

Hay algunas claves que permiten que se puedan superar estas situaciones y lograr que el equipo funcione mejor alcanzando las metas propuestas:

  • Tamaño: los equipos pequeños, conformados por máximo 5 personas, funcionan mejor, logran articularse y comunicarse de manera más adecuada. Si el equipo en el que debes trabajar es más grande, puedes subdividir por tareas para mejorar su desempeño.
  • Cohesión: se conoce como a cercanía entre las personas que permite establecer relaciones de afecto, hay mayor cohesión entre las personas del equipo cuando comparten el espacio físico, los equipos conformados por personas ubicadas en diferentes lugares no tienen posibilidad de conocerse más y relacionarse de manera cercana.
  • Funciones: cuando el trabajo se orienta a la tarea asignada se hace fácil superar las diferencias individuales y alcanzar el objetivo y estas diferencias se van solucionando. Cuando el equipo se enfoca en las relaciones interpersonales se desgasta en asuntos pequeños que no son relevantes. Cuando cada uno de los miembros del equipo da mayor importancia a sus necesidades individuales, se pierde la sinergia y se altera el resultado.
  • Normas: las reglas explicitas son conocidas por los miembros del equipo, pero hay otras normas implícitas que rigen el comportamiento de las personas; estas no están escritas ni han sido dichas por nadie, pero todos deben sumarse a ellas para ser parte del equipo.
  • Estatus: es la posición relativa que cada integrante asume frente a los otros, puede ser asignada formalmente o concedida de manera informal por el equipo; es un proceso natural donde hay una validación de los demás miembros. Las responsabilidades y decisiones que cada uno tiene depende del estatus que se le asigne.
  • Estructura de la comunicación: la forma como se comunican los miembros de un equipo está determinada por el nivel de confianza y empatía, puede ser una comunicación ascendente o descendente, vertical u horizontal, pero siempre marcada por las relaciones.
  • Liderazgo efectivo: el tipo de liderazgo influye de manera indeleble en los colaboradores. El líder puede enfocarse más en los resultados afectando negativamente la motivación, la satisfacción y el compromiso sin tener en cuenta a los miembros o puede tener un equilibrio entre ambos y lograr un desarrollo positivo a la par que se dan los resultados esperados.
  • Información compartida: cuando todos conocen la información pertinente el trabajo es más fácil y las decisiones se toman de manera más adecuada.
  • Aceptación de objetivos individuales: todos los miembros del equipo tienen además de los intereses colectivos sus propios objetivos como ascender, incrementar sus ingresos, aprender, etc., se debe aceptar esto y apoyarse mutuamente para alcanzarlos.
  • Fe en sí mismos: cada colaborar debe creer en sí mismo y en su capacidad para llevar a cabo la tarea asignada, esto da seguridad al equipo y lo lleva a alcanzar la meta superando los obstáculos.
  • Apoyo en tareas individuales: cada uno debe responder por lo que le corresponde, pero debe hacerlo sin desentenderse de lo que le corresponde a los otros, se deben brindar apoyo y complementar las debilidades de unos con las fortalezas de otros.
  • Creatividad: los equipos efectivos logran superar sus propias capacidades dando resultados superiores gracias a la suma de las individualidades y a la búsqueda de soluciones creativas.
  • Cumplimiento: un equipo efectivo cumple en modo y tiempo los compromisos asumidos.

En los equipos se presenta también diversidad llegando éstos a ser homogéneos o heterogéneos según su cultura, género, experiencia, formación, etc. Si son equipos heterogéneos se hace necesario establecer objetivos de orden superior que permitan trascender las diferencias individuales. Si el equipo es homogéneo se debe vencer la tendencia a la uniformidad que se presenta por semejanzas de opinión y que lleva a bajar la calidad en el producto final.

No comments yet.

Leave a comment

Your email address will not be published.