Una organización puede verse como un micro-ambiente o espacio en cual intervienen muchos factores internos y externos, que la afectan e impactan de diferentes formas. En este sentido las empresas se enfocan en identificar y regular factores en los que puedan intervenir, teniendo en cuenta potencialidades, fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas que influyen sustancialmente en el logro de sus objetivos y en la creación de un ambiente capaz de influir en la sostenibilidad de le empresa en el tiempo.

Clima y la cultura organizacional son factores directamente relacionados con la productividad laboral y un hecho significativo en este sentido, es que el desempeño de un colaborador no es resultado de los factores organizacionales existentes, sino que depende de la percepción que tiene el colaborador de éstos.

Podemos definir clima organizacional como las percepciones compartidas que los miembros desarrollan en relación con las políticas, prácticas y procedimientos organizacionales, tanto formales como informales. Estas percepciones alimentan la formación de juicios sobre la realidad laboral. A su vez, los juicios determinan las acciones, reacciones y decisiones de las personas. De este modo las personas responden y actúan frente a sus realidades de trabajo no siempre por lo que son esas realidades sino también por la percepción que tienen de ellas y por los juicios que de esta manera se forman.

La cultura organizacional es entendida como la “personalidad” de la organización, es decir, aquellos “comportamientos” que la caracterizan.

La implementación de un estudio de clima y cultura le permite a la organización identificar aspectos favorables y desfavorables que intervienen en la productividad y que, al diagnosticarlos la organización puede intervenir con elementos reales para su solución.

Esto significa que la acción no puede llegar solamente hasta allí, una vez hecho el estudio es necesario intervenir aquellos factores que aparecen como determinantes y es fundamental entender que para que se dé un real cambio en la organización estas intervenciones deben impactar y movilizar tres niveles que son el individuo, los equipos y el sistema. De la implementación de estas dos acciones, evaluar e intervenir en el individuo, el equipo y el sistema, depende el éxito de la gestión del clima y la cultura en donde la ganancia a corto, mediano y largo plazo no solo será para todos los colaboradores sino también para la organización.

No comments yet.

Leave a comment

Your email address will not be published.