Trabajar en equipo trae grandes ventajas para las organizaciones, desde lo profesional fomenta la solidaridad de los integrantes y los convoca alrededor del objetivo, potencia la integración de oposiciones y afinidades, fortalece los elementos propios de la dinámica interna de los equipos. Desde el trabajo mismo da cohesión a los proyectos gracias a la diversidad de miradas, permite la unificación de conceptos y metodologías respetando los límites de las áreas del saber, evita duplicidad de esfuerzos y economiza recursos, proyecta el trabajo más allá del equipo o de la organización definiendo acciones a largo plazo.

En todos los equipos se presenta la dinámica grupal interna y externa, la interna se refiere a los procesos psicológicos que ocurren en las personas que forman parte de ellos (apoyo, rivalidad, simpatía, antipatía, etc.),  la forma como estos afectan directamente el producto del trabajo del equipo y cómo éstos resultados influyen a su vez en la dinámica grupal.

Esto se presenta por que los equipos están conformados por personas y entre las personas hay amores y desamores, de ahí la importancia de hacer un tratamiento adecuado para no afectar el producto final. Para contrarrestar sus efectos negativos se puede fortalecer al equipo en algunos aspectos, como son:

  1. Formar a los profesionales en conocimientos más generales, no fragmentados y orientados a un saber específico, para que logren reconocer la importancia de las otras disciplinas.
  2. Transmitir  una concepción del ser humano como un ser biológico, psicológico, social,  espiritual, ético, estético, comunicativo y cognitivo, que lleve a tener una visión más integral de cada tarea.
  3. Dar claridad frente al liderazgo al interior del equipo para evitar la rivalidad entre los miembros por ocupar el lugar de líder.
  4. Evaluar de manera grupal e individual los resultados del equipo para identificar la ineptitud de alguno de sus miembros.
  5. Asegurarse que cada uno busca tanto objetivos individuales como colectivos.

 

Al interior de los equipos de trabajo siempre estará presente el conflicto, éste debe verse como algo positivo porque dinamiza el trabajo grupal y lo hace más efectivo, es una oportunidad para superar los resultados, por ello el conflicto siempre debe enfrentarse, argumentar los diferentes puntos de vista, negociar, llegar a acuerdos de mutuo beneficio que aporten al resultado final.

 

La concepción de los equipos de trabajo como sistemas abiertos que están en permanente interacción con el medio, como sistemas dinámicos en permanente evolución que pasan por etapas de creación, consolidación y disolución, permite anticiparse a algunas situaciones que se presentan y lleva a las organizaciones a trabajar permanente en ellos para que se consoliden y sean productivos, logrando de esta manera desarrollar relaciones de Cooperación y Confianza entre sus miembros.

No comments yet.

Leave a comment

Your email address will not be published.